Fuerte terremoto sacude a Irak e Irán y deja al menos 145 muertos

by

Sharing is caring!

Por Raya Jalabi y Parisa Hafezi

BAGDAD/ANKARA (Reuters) – Un terremoto de magnitud 7,3 sacudió el domingo la región alrededor de la frontera entre Irán e Irak y dejó al menos 145 muertos, dijeron medios estatales en los dos países, mientras los rescatistas buscaban a docenas de personas atrapadas bajo los escombros.

Al menos 141 personas fallecieron en Irán, dijo Behnam Saeedi, un portavoz de la Organización Nacional de Manejo de Desastres de Irán, en declaraciones a la televisión estatal. Hay más de 850 heridos, agregó.

El terremoto se sintió en varias provincias de Irán, pero la más afectada fue Kermanshah, que anunció tres días de duelo. Más de 97 de las víctimas estaban en el pueblo de Sarpol-e Zahab, en Kermanshah, a unos 15 kilómetros de la frontera con Irak.

El principal hospital de la ciudad sufrió severos daños y tuvo problemas para tratar a cientos de personas heridas, informó la televisión estatal.

Funcionarios de salud kurdos informaron que al menos cuatro personas murieron en Irak y al menos 50 resultaron heridas.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por su sigla en inglés) informó que el movimiento fue de magnitud de 7,3, mientras que un funcionario iraquí de meteorología la ubicó en 6,5, con epicentro en Penjwin en la provincia de Sulaimaniyah, situada en la región de Kurdistán cerca del principal cruce fronterizo con Irán.

La electricidad se cortó en varias ciudades iraníes e iraquíes, y los temores a réplicas llevaron a que miles de personas en ambos países salieran a las calles y parques pese al clima frío.

“La noche ha dificultado que los helicópteros vuelen a las áreas afectadas y algunas carreteras también están cortadas (…) Estamos preocupados por los pueblos remotos”, dijo el ministro del Interior iraní, Abdolreza Rahmani Fazli, en una entrevista en la televisión estatal.

Muchas casas en partes rurales de la provincia iraní están hechas de ladrillos de barro y se desmoronan fácilmente en un país que es propenso a los terremotos.

Un sismo de magnitud entre 7 y 7,9 puede infligir fuerte daño y generalizado. Un terremoto de 6,6 el 26 de diciembre de 2003 devastó la ciudad histórica de Bam, a unos 1.000 kilómetros al sureste de Teherán, y causó la muerte de unas 31.000 personas.

Pobladores dijeron en reportes de medios y en Twitter que habían sentido varias réplicas. La televisión informó que las escuelas permanecerán cerradas el lunes en las provincias de Kermanshah e Ilam.

Las fuerzas armadas iraníes desplegaron servicios de emergencia para ayudar en las labores de rescate.

HOSPITAL CON SEVEROS DAÑOS

En el lado iraquí, el daño más extenso se produjo en la ciudad de Darbandikhan, a unos 75 kilómetros al este de la ciudad de Sulaimaniyah, en la región semiautónoma del Kurdistán.

Más de 30 personas resultaron heridas en la ciudad, según el ministro de salud kurdo, Rekawt Hama Rasheed. “La situación allí es muy crítica”, dijo a Reuters.

El principal hospital del distrito sufrió severos daños y no tenía electricidad, comentó Rasheed, por lo que los heridos fueron llevados a Sulaimaniyah para recibir tratamiento. Hubo daños estructurales extensos en edificios y casas.

En Halabja, funcionarios locales dijeron que un niño de 12 años murió por una descarga eléctrica cuando un cable de alta tensión cayó durante el terremoto.

Muchos residentes en la capital iraquí, Bagdad, salieron de casas y altos edificios atemorizados. “Estaba sentada con mis hijos cenando y de repente el edificio estaba bailando en el aire”, contó Majida Ameer, quien salió corriendo de su vivienda en el distrito Salihiya de la capital con sus tres hijos.

“Al principio pensé que era una gran bomba. Pero entonces escuché a todos a mi alrededor gritando: ‘¡Terremoto!'”, agregó.

Hubo escenas similares en Erbil, la capital de la región del Kurdistán, y en otras ciudades del norte de Irak cercanas al epicentro del terremoto.

Residentes de la ciudad turca de Diyarbakir, en el sureste del país, también reportaron haber sentido el fuerte sismo, pero no había reportes inmediatos de daños o víctimas.

(Reporte de Raya Jalabi y Ahmed Rasheed en Irak; Parisa Hafezi, Tuvan Gumrukcu e Irem Koca en Ankara; y redacción Dubái. Escrito por Bozorgmehr Sharafedin; Editado en español por Patricio Abusleme, Janisse Huambachano y Silene Ramírez)

tagreuters.com2017binary_LYNXMPEDAC058-VIEWIMAGE